PAAIGI

LOGO-PAAIGI-BLANCO.png

Programa de Aprendizaje Adaptado para la Integración Global del Individuo

Daño cerebral adquirido en la infancia


Cuando hablamos de daño cerebral adquirido , nos referimos a un suceso que provoca la interrupción del desarrollo normal del cerebro. Un acto que va a conllevar que algunas funciones no evolucionen como debieran en situaciones normales.

Frecuentemente se produce una disociación entre la lesión y el daño. Así , se conoce al daño cerebral adquirido en la infancia como la "epidemia silenciosa" ya que, las consecuencias de la lesión pueden no ser perceptibles hasta pasados tres o cuatro años. Esto significa que muchas afecciones que se producen en la infancia , pueden no producir efectos visibles hasta por ejemplo el momento del inicio de la vida escolar. Un ejemplo de esto es los efectos que a largo plazo pueden mostrara los niños con meningitis. En las fases iniciales tras la afección puede no mostrarse ninguna sintomatología , recibiéndose el alta por hallarse todo en una clínica "normal" pero, cuando los niños llegan al colegio , podemos ver signos de TDAH producto de la lesión que produjo la infección.

El 90 % de los casos se produce por traumatismos y el 10% no traumáticas ( infecciones, ACV, hipoxia/ anoxia, intoxicaciones, etc).


Traumatismo craneoencefálico: Es la causa más frecuente de daño cerebral adquirido en la infancia. Supone 250 casos del 100000 al año. Múltiples secuelas pueden producirse tras un traumatismo craneoencefálico : alteración de la velocidad de procesamiento, alteración de la atención, memoria, aprendizajes y trastornos de la conducta y estado de ánimo, que son derivados de la adaptación a la situación de discapacidad. Fíjese que hablamos de afectaciones que van más allá de los aspectos cognitivos. La afectación puede alcanzar al plano conductual y emocional , mostrando dificultades graves para la regulación.

Las dificultades se suelen englobar bajo el término de psicosíndrome, en él se agrupan las siguientes dificultades:

Incapacidad para diferenciar lo relevante de lo irrelevante. Afectación que provoca dificultades para la inhibición atencional , uno de los precursores de la función ejecutiva.

Labilidad emocional, o repuesta emocional variable y poco adecuada al contexto.

Aparición de perseveraciones, tendencia a dar la última respuesta ofrecida. Este signo es muy característico de las personas con TDAH.

Hipersensibilidad a estímulos.

Baja tolerancia a la frustración, con respuestas conductuales exageradas en función d la situación.

Dificultades en las relaciones interpersonales, derivadas de las dificultades de autocontrol y de la adaptación de la conducta.

Alteraciones perceptivas


Esto nos lleva a tener especial cuidado y vigilancia de los menores que han tenido algún tipo de daño cerebral, aún cuando han recibido el alta médica. Recordemos que muchas de las afectaciones cognitivas no van a ser visibles hasta que sean necesarias o evolutivamente les llegue su momento de aplicación .Lo recomendable sería que se hiciera un estudio cuando se inicia la etapa escolar para prevenir la aparición de trastornos del aprendizaje y/o alteraciones sociales que comprometan el bienestar de la personas.


Rebeca Cabrera Urquía,Mstra. en terapia conductual, Licenciada en psicología , Diplomada en logopedia, Experta unversitaria en trastornos psicológicos del niño y el adolescente, creadora del programa PAAIGI.

0 vistas

© 2016 PAAIGI por Rebeca Cabrera Úrquía.

No olvides seguirnos en las redes sociales:

  • Facebook icono social
  • Icono social Twitter
  • Icono social de YouTube
  • Instagram