PAAIGI

LOGO-PAAIGI-BLANCO.png

Programa de Aprendizaje Adaptado para la Integración Global del Individuo

  • PAAIGI

Hábitos y rutinas en bebés: qué son, qué tipos y qué importancia tienen.

Un hábito es una destreza que desarrollamos de forma estable y repetitiva, y que genera un aprendizaje. Por ejemplo, conductas o habilidades, como pueden ser aprender a comer, aprender a hablar, a caminar o a conducir. Una rutina, en cambio, es una costumbre personal, formada a partir de hábitos, que se establece en el tiempo y no necesita modificarse.

¿Cuál es el momento indicado para iniciar una rutina con mi bebé? El recién nacido puede empezar a llevar un horario rutinario entre los 2 y los 4 meses, ya que, suele ser el momento en que los hábitos de comida y sueño se vuelven más consistentes.

¿Qué tipos de rutinas existen? Por un lado, tenemos el horario marcado por los padres, que es el más estricto, ya que, se crea a partir de los patrones del bebé, pero una vez establecido es preciso y constante. Por el otro lado, encontramos el horario marcado por el bebé, que en este caso, es el menos definido, dado que, se tienen en cuenta las pistas que da el bebé a lo largo del día para decidir lo que necesita, y no en sí una hora concreta. Y por último está la opción que combina estás dos técnicas anteriores, el horario combinado. Se sigue una rutina similar diaria, pero también se tienen en cuenta las necesidades del bebé en el momento. Por ejemplo, si el bebé no está cansado, retrasamos la hora de la siesta o si lo vemos dormirse mientras juega, la adelantamos. ¿Qué beneficios puede tener una rutina para un bebé? A través de las rutinas se consigue un ambiente de estabilidad que aporta constancia, perseverancia y seguridad. Cuando nuestro bebé hace aquello que sabe perfectamente realizar le crea un estado de tranquilidad y se siente capaz. Además, esta estabilidad horaria con actividades que se repiten, hace que el bebé las interiorice y automatice. De esta manera, puede empezar a descubrir el entorno que le rodea. Y, no solo eso, porque, al tener cubiertas todas sus necesidades básicas, no solo descubre, sino que puede empezar a aprender de él. Los cuatro hábitos básicos que deben estar en la rutina de cualquier bebé hasta los dos años, son la comida, los hábitos de higiene (lavado de dientes y baño), el juego, y los hábitos de sueño.

Rocío Jimenez Cerpa


0 vistas

© 2016 PAAIGI por Rebeca Cabrera Úrquía.

No olvides seguirnos en las redes sociales:

  • Facebook icono social
  • Icono social Twitter
  • Icono social de YouTube
  • Instagram