PAAIGI

LOGO-PAAIGI-BLANCO.png

Programa de Aprendizaje Adaptado para la Integración Global del Individuo

  • PAAIGI

MI HIJO PRONUNCIA MAL. ¿ME DEBO PREOCUPAR?


Muchos padres, cuando sus hijos comienzan a hablar, se preocupan si pronuncian bien o mal las palabras, por ejemplo: mi hijo dice “tasa” en vez de “casa”. Bien, lo niños suelen cometer errores de pronunciación durante el proceso de aprendizaje del habla, son las llamadas dislalias evolutivas, que a medida que el niño va madurando se van superando.

Pero, ¿cuándo sabemos si el niño tiene que tener ya un sonido adquirido o no?. Pues vamos ahora a clasificar la adquisición de los sonidos según la edad de desarrollo.


El niño de 1 a 3 años ya tienen adquirido todas las vocales, y los fonemas: /p/, /t/, /k/, /b/

/n//g/,/j/,/ñ/, /f/. A los 4 años adquiere los diptongo /ue/ /ie/ y los fonemas /l/, /bl/, /pl/,

/fl/,/cl/,/tl/ y /s/. Finalizando los 4 años casi llegando a los 5 años adquieren el fonema /r/

simple. Y a los 5 años ya tienen adquirido fonema /r/ vibrante y /dr/, /fr/, /cr/, /tr/.

Con esto queremos decir que un niño, con 5 años de edad, debería tener adquirido todos los fonemas. Si existen dificultades para pronunciar alguno, podemos hablar de una posible dislalia.

La dislalia es un trastorno del lenguaje entre los 3 y 5 años de edad que se caracteriza por una dificultad en la pronunciación de los sonidos del habla. Existen varias causas como una escasa habilidad motora de los órganos orales, dificultades en la percepción del movimiento articulatorio, dificultad para discriminar sonidos, falta de comprensión, dificultades en la audición y anomalías orgánicas en el labio, lengua, paladar, fosas nasales, dientes.

Si observan que los niños presentan alguna dificultad, aquí les dejamos algunos consejos.

Recomendamos que le hablen claro, vocalizar despacio. No corregir al niño si se equivoca

diciendo un no, lo que se debe hacer es: nosotros repetiremos correctamente la palabra que el niño pronuncia mal, enfatizando aquel sonido que el niño tiene dificultad.

Se aconseja una alimentación variada, ya que la alimentación también influye en el desarrollo del lenguaje.

Sin embargo si su dicción sigue siendo deficiente, y observamos que sigue presentando

dificultad en sonidos que tenía que haber adquirido a la edad de 2 años. Lo mejor será una

detección precoz por parte de un especialista (logopeda o fonoaudiólogo). Él se encargará de realizar un diagnóstico y un programa de intervención adecuado al niño.

Recuerden que una intervención precoz asegura mejores resultados.


Jennifer González González.



0 vistas

© 2016 PAAIGI por Rebeca Cabrera Úrquía.

No olvides seguirnos en las redes sociales:

  • Facebook icono social
  • Icono social Twitter
  • Icono social de YouTube
  • Instagram