top of page

Tortícolis muscular congénita

Antes de comenzar me gustaría desearles un feliz 2020 a todos los que nos leen y que su lista de deseos cumplidos se alargue durante este año que comienza.



Hoy les voy a hablar de la tortícolis muscular congénita, una patología bastante frecuente en los más pequeños que se da entre el 4 y el 16% de los recién nacidos. Cuando hacemos referencia a la tortícolis congénita nos referimos a que el niño ya nace con la patología. Se están estudiando las causas aunque a día de hoy se apunta a que se debe a la posición que el bebé tuvo en el útero.

La tortícolis se produce por una retracción del músculo esternocleidomastoideo (ECM en adelante).Este músculo se encuentra a ambos lados del cuello y nos sirve para rotar e inclinar la cabeza. Normalmente la retracción del ECM se producirá en uno de los dos lados, pero ocasionalmente se da en ambos. Cuando este músculo se retrae provoca que el niño incline la cabeza hacia el lado del ECM lesionado y la rote hacia el contrario. Dicho de otra forma, si el niño tiene la tortícolis en el ECM izquierdo, su oreja irá hacia el hombro izquierdo y su boca/nariz mirarán hacia el lado derecho.












La tortícolis muchas veces es detectada en las primeras semanas de vida del pequeño. Puede ser observada por el especialista en las primeras revisiones, cuando se percata de que no gira bien la cabeza hacia uno de los lados o al ver que existe una asimetría en la cabeza/cuello del niño. En otras ocasiones, antes de ser vista por el pediatra, son las propias madres quienes acuden a ver qué pasa al darse cuenta de la mencionada asimetría o de que el niño no mira hacia un lado. En este momento será el pediatra quien lo valore, analice cómo está el músculo y mande las pr