• PAAIGI

Un juguete para cada edad. De 0 a 3 años.

Estamos en unas fechas donde los padres se vuelven locos pensando qué regalo es el más adecuado para su hijo. Les vamos a dar unos pequeños consejos para que estas Navidades acierten con ello. Recordaremos algunos hitos del desarrollo y luego les proporcionaremos algunas ideas para escoger el regalo adecuado.


Los tres primeros meses, el bebé es capaz de imitar expresiones sencillas, se gira cuando oye algún ruido, sigue el movimiento de objetos de colores, gira la cabeza hacia la fuente de sonido y reconoce a sus familiares más cercanos. Con estos pequeños detalles los juguetes que pueden ayudar al desarrollo de sus bebés son los móviles de cunas, con sonidos, sonajeros que puedas manipular tú y luego el bebé, objetos con muchos colores. En esta primera etapa hay que decir que el principal juguete son los propios padres. Así que en este trimestre mejor centrarse en estimular el desarrollo, dando más interés a los juegos como las cosquillas, mover las manos, cantarles, enfatizar los gestos cuando le hablamos. Elegir un momento que el bebé esté activo y que no esté sobreestimulado. El propio bebé te irá diciendo cuando es el momento adecuado.


En el segundo trimestre el bebé ya es capaz de coger objetos cercanos a él, le gusta verse reflejado en un espejo, se sonríe al ver caras conocidas, chilla de alegría. Se sostiene de pie con ayuda del adulto, se interesa por los movimientos de sus manos y se lleva los objetos a la boca. Algunos juguetes que podemos escoger, para esta etapa son aquellos que nos proporcionan experiencias sensoriales que tengan diferentes texturas, formas y que los bebés vayan experimentando. Regalar juguetes con espejo en estas edades es muy interesante ya que como dije antes les gusta verse en ellos. Mordedores de diferentes superficies, ya que se llevan todo a la boca y es su zona de exploración. Aquí podemos seguir utilizando los móviles, ya que siguen siendo atractivos por sus luces y sonidos.


En el tercer trimestre ya es capaz de arrastrarse sobre su barriga y de gatear, reconoce el nombre de sus familiares, agarra mejor los objetos, es capaz de articular sonidos y las vocales. Se ríe con sus familiares y comienza a entender que algunas acciones tienen una reacción. Los juguetes que aconsejamos en este trimestre son aquellos que estimulen el gateo como, muñecos que se mueven solos, objetos rodantes bolas con sonidos o luces. Juguetes que estimulen el lenguaje como los que tienen sonido, canciones, animales. Juguetes encajables sencillos. Centros de actividades de manipulación y señoriales. Juguetes apilables.


De nueve a doce meses, el bebé comienza a comunicarse con gestos, coge juguetes sin que se le caiga, cada vez imita más y le gusta jugar a la imitación. Y también comienza a balbucear como si fuera una conversación. Aquí podemos proponer juguetes que faciliten la actividad física como pelotas, y que estimulen el lenguaje: cuentos de diferentes texturas, con sonidos, marionetas de dedos. Muñecos de animales para jugar a identificar los mismos. Juguetes con sorpresa, por ejemplo, tiran una pelota por un sitio y tienen que ver por dónde sale. Aquí también proponemos encajables, juguetes con palancas o botones, recordar que en esta etapa ya son más curiosos. Lo importante es que el bebé se estimule con lo que más le gusta que es jugar.


De doce a dieciocho meses el bebé ya camina, aparta un objeto para conseguir otro, imita acciones como hablar por teléfono, le gusta cada vez más explorar lo que le rodea, puede guardar objetos y sacar de una caja o bote. Bien, con todo esto podemos proporcionarle juguetes para reforzar el caminar y como no, las pelotas son un juguete muy recurrido, juguetes simbólicos como un teléfono, con luces sonidos y botones. Juguetes temáticos como de la granja, o de transportes así estimulamos el lenguaje imitando los sonidos de los animales, o también aprovecharemos para jugar a dar de comer o bañar a los animales.


De dieciocho a veinticuatro meses el niño ya es más independiente, tiende a expresarse con holofrases y frases de dos palabras. Su vocabulario aumenta de una forma exponencial hasta llegar a las 300 palabras, sabe seguir instrucciones básicas y es capaz de expresar varias emociones desde la alegría, el enfado e incluso los celos. En esta etapa podemos proporcionar juguetes donde la creatividad del niño se vea reflejado como una pizarra para dibujar. Una caseta donde el niño puede imaginar diferentes juegos. Ofrecerles coches, camiones, muñecos de diferentes edades que ellos puedan, manejar y crear situaciones con ellos. Los disfraces también son un juguete muy interesante ya que nos ayuda a seguir trabajando la imaginación y el juego simbólico. Libros de diferentes temas que le interesen al niño, encajables de dos y tres piezas, juguetes de construcción.


Los niños de dos a tres años ya son mucho más independientes, más sociables. Su lenguaje mucho más claro, elaboran frases utilizando los posesivos. Tienen una mayor coordinación ojo-mano, les gusta saltar, brincar. Por lo que los juguetes que nos podemos plantear en esta etapa ya son todos los que les haga volar su imaginación, como las cocinitas, los supermercados, pistas de coches o alfombras que recrean una ciudad. Al igual que en la etapa anterior los disfraces siguen siendo un buen aliado. ¡Les encanta disfrazarse! Juegos de construcción, y no olvidarnos de las patinetas y de las bicicletas.


En resumen, lo importante es elegir un juguete que al niño, le estimule, le guste y que también podamos compartir con ellos. Les aconsejo que se involucren en el juego de sus hijos y disfruten con ellos esos momentos tan especiales. Que se diviertan y que a la vez aprendan con el juguete.

Jennifer González González

Logopeda

18 vistas

©2019 by CENTRO PAAIGI. Proudly created with Wix.com